Tourniquet

Reflejar la intimidad en la obra de arte ha sido una de las apuestas de los artistas contemporáneos desde los años sesenta. Desde la perspectiva feminista, el ámbito privado se convierte en un tema de reivindicación pública y la cámara fotográfica se posiciona como el medio perfecto para dar cuenta de ello. En paralelo al desarrollo de esta temática surgen voces críticas que cuestionan la capacidad del arte para transmitir este tipo de experiencias.