Tourniquet

Tourniquet por Érika Goyarrola Olano

Reflejar la intimidad en la obra de arte ha sido una de las apuestas de los artistas contemporáneos desde los años sesenta. Desde la perspectiva feminista, el ámbito privado se convierte en un tema de reivindicación pública y la cámara fotográfica se posiciona como el medio perfecto para dar cuenta de ello. En paralelo al desarrollo de esta temática surgen voces críticas que cuestionan la capacidad del arte para transmitir este tipo de experiencias.

La exposición Tourniquet de Helena Goñi genera un nuevo acercamiento a los espacios de intimidad. La sociedad actual ha desarrollado una urgencia por crear una imagen forzadamente personal dentro de una aparente cotidianeidad. En un momento donde predominan las relaciones digitales por encima de las físicas, la artista cuestiona los modelos imperantes en torno a este temática.

 

Leer texto completo >Cerrar <